CONSÍGUELOS EN AMAZON

domingo, 8 de abril de 2012

¿Por qué Cristo resucitó?

Antes de contestar esta pregunta debemos preguntarnos ¿Por qué el murió? Jesucristo murió para ser él mismo el sacrificio por todos nuestros pecados. Como dice la Escritura, la paga del pecado es la muerte. Todos estamos manchados por el pecado por lo que éramos dignos de muerte. Sin embargo, nuestro terrible escenario cambió cuando el Dios perfecto vino por medio del Hijo a ocupar nuestro lugar, es decir, el lugar de muerte que nos correspondía, el vino a tomarlo. El tomó nuestro lugar en aquella cruz. El escogió sufrir él para que nosotros pudiéramos vivir. Como dice Isaías:


"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido." (Isaías 53:4)


Su muerte fue algo que él en su amor escogió con la misión de salvarnos. Dice:


"se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante." (Efesios 5:2)



¿Qué sucedió en la cruz? En la cruz fue crucificado todo aquello que nos era contrario. La cruz, un lugar de maldición, de pronto se convirtió en nuestra libertad. Dice:



"Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz." (Colosenses 2:13-15)



La cruz, el lugar de maldición, de pronto se convirtió en el lugar de vergüenza para el enemigo, porque Cristo en aquella cruz estaba lavando los pecados de la humanidad. Ese Cristo no permaneció en aquella cruz. Fue sepultado y por tres días y tres noches estuvo en las partes más bajas de la Tierra. Pero al tercer día se cumplió la profecía que anunciaba que se levantaría de entre los muertos. Ya muchos siglos antes los profetas anunciaban que Cristo dejaría la tumba vacía. Dice:



"Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción." (Salmo 16:10)


Esto se cumplió al pie de la letra así como miles de profecías más. Así como el ángel le dijo a las mujeres que fueron a visitar la tumba en donde le habían puesto:


"No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor." (Mateo 28:6)



¿Por qué Cristo resucitó? Jesucristo resucitó para darnos vida. Dice: "sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos." (Colosenses 2:14)



Cuando Cristo clavó nuestros pecados en la cruz, nos hizo libres, pero cuando Cristo resucitó de entre los muertos, nos brindó una nueva vida. Dice: "sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos." (Colosenses 2:12)



El propósito de la obra de Dios no es ser un recuerdo de un hombre que murió en un madero, el propósito de Cristo es que puedas creer en él y que tus pecados sean sepultados y puedas obtener una nueva vida que tiene esperanza eterna y no el destino del infierno que obtendrán los pecadores. Dios hizo la obra y tiene el poder de darte un nuevo destino, el destino de la vida eterna. Dice:


"Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos" (I Pedro 1:3)



Es imposible que aquellos que proclaman la cruz de Cristo estén atados en el pecado del cual Cristo los hizo libres. Así que conoce el poder salvador de Cristo y su resurrección, de esta forma pasarás de muerta a vida, y de vacío a una vida llena de riquezas en Dios.


¿Demuestra la vida que llevas, muerte en delitos pecados y rebelión o testificas con tus hechos sobre una vida nueva conforme a la justicia de Cristo?