CONSÍGUELOS EN AMAZON

lunes, 11 de octubre de 2010

Los hechiceros de faraón imitaban los milagros de Dios

http://www.biblebios.com/aaron/aaron_snake.jpg

Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra. Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos. (Hechos 7:10-12)


Milagros asombrosos no siempre es sello del poder de Dios. Es lamentable que hoy existan toda clase de milagreros imitando las cosas que Dios hace y son tenidos por "profetas", "apóstoles" y están llevando al pueblo hacia una dirección diferente a la que Dios quiere. Existe entre los magos antiguos y modernos un concepto que se llama la "alquimia". La alquimia no es otra cosa sino la utilización de poderes de brujería (el poder de los demonios) para hacer transformaciones. Esas transformaciones son exactamente iguales a lo que hicieron los hechiceros del faraón frente a los milagros de Dios. Ellos transformaron un pedazo de madera (un simple objeto) en un ser vivo (unas serpientes). Los paganos consideran estos poderes su "piedra filosofal" y aquellos en quienes se manifiestan estos poderes son considerados "sabios", por su capacidad de transformar los elementos de la naturaleza y sus características físicas, etc.

En aquella ocasión, el faraón no dio crédito a las palabras de Moisés, por el hecho que sus magos realizaban milagros parecidos a los hechos de Dios. Sin embargo, hoy, son muchos los creyentes que dan crédito a lo que muchos falsos apóstoles afirman porque sí dan crédito a los "milagros" que realizan. Con esto no estoy diciendo que Dios no es capaz de hacer milagros, lo que estoy diciendo es que debemos de tener cuidado en no caer en la simpleza de creer en toda clase de milagros como si se tratara siempre de Dios. Y tampoco de caer en la simpleza de juzgar como sello de Dios a todo acto sobrenatural que vemos que se realizan. ¿De qué sirven los milagros cuando no se sigue la sana doctrina de Jesucristo? Cada vez que veamos "hacedores de milagros" debemos examinarlos y ver si realmente siguen las buenas palabras de Jesucristo y no enfocarnos en el hecho de si "llueve oro del cielo o deja de llover".


No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Tengamos cuidado ya que no todo aquel que hace milagros provienen de Dios.

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. (I Juan 4:1)