viernes, 4 de junio de 2010

Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto. (Pr. 27:5)

*

Aquel que guarda silencio cuando debe reprender, realmente no ama tanto.


Pablo en Gálatas 4:16 le hace una pregunta a la iglesia de Galacia.

"¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?"

El apóstol encontró oyentes y gente humilde a muchas de sus palabras, pero también encontró quienes se enojaron con sus palabras nunca dispuestos a aceptarlas ni obedecerlas y no era su mandamiento sino el de Dios, pero usando a Pablo para llevar su mensaje. ¿Cuál es nuestra actitud frente a las amonestaciones? ¿Gozo o ira?

En I Samuel 3 Dios le dio una palabra a Samuel. Una palabra dura referente a Elí. El juicio vendría sobre la casa de Elí, por el simple hecho de no estorbarle a los hijos. Cuando los hijos de Elí blasfemaban a Dios con sus hechos, Elí se mostraba tolerante, callado, silencioso, y sus hijos no veían razón para volverse de sus caminos ante la indiferencia de su padre. Ahora Dios le confirmaba que Dios daría el pago y no toleraría las injusticias.

A veces Dios te da palabras que no sólo resultan dificiles decirlas y a otros el escucharlas ya que el comportamiento humano es contradictorio, pero hay que decirlas. Ya que si no las dices, Dios demandará de ti.

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. (Pr. 1:7)

Dios nos muestra que hay dos caminos a escoger frente a la reprensión de sus palabras.

La primera: Escucharle, humillarnos y obedecerle. Esto nos conducirá a la vida.

La segunda: Despreciar el consejo, ser arrogantes, necios y poner nuestras ideas por encima de la amonestación. Esto nos conducirá a la muerte.

El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina. (Pr. 29:1)

Dos actitudes diferentes:

La primera: humillarnos

En Juan 4: 1-42 Jesús se encontró con una mujer samaritana la cual era pecadora. Jesús habló con ella frente al pozo de Jacob. Paradojas de la vida… El Dios poseedor del agua de vida le pide agua a una mujer. Dios le ofrece del agua de vida y ella quien era realmente la sedienta de pronto se encuentra frente al que todo lo sabe. De momento, toda la vida de aquella mujer le pasó frente a sus ojos. Jesús le hizo ver su realidad. Una mujer que había tenido cinco maridos y ahora el que tenía no era de ella. Ella pudo reprocharle al Señor y llamarlo chismoso, entrometido, atrevido, y toda clase de cosas para encubrir su realidad, en cambio su actitud fue otra. Ella reconoció que sus caminos le eran conocidos a Dios y se nos dice que luego de aquella conversación fueron muchos los que creyeron en Jesús, por las palabras de ella.

La segunda: Descartar la amonestación y ser rebeldes:

En Mateo 15, Jesús les hacía ver a los religiosos que existe una gran diferencia entre las tradiciones de los hombres y la justicia de Dios. Los religiosos se complacían en los ritos y costumbres vanas y Dios los invitaba a practicar la justicia. Frente a ese escenario, los fariseos se mostraban ofendidos por las palabras de Jesús. En otras ocasiones, crujían contra él sus dientes deseando deshacerse de él.

Unos siembran para vida y otros para muerte.


¿Qué haremos frente a la reprensión de Dios? Esta es la palabra que Dios nos dice:

Mensajes a las siete iglesias
El mensaje a Efeso
Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.
El mensaje a Esmirna
Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.
El mensaje a Pérgamo
Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto:Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.
El mensaje a Tiatira
Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto:Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga; pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga. Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; y le daré la estrella de la mañana. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

El mensaje a Sardis
Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
El mensaje a Filadelfia
Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
El mensaje a Laodicea
Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la verg:uenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 2 y 3)